Chelva y el Acueducto de Peña Cortada

Comunidad Valenciana / ,,/  3 Jul 2020    Jul 2020
Un monumento fantástico en un paraje espectacular que no podemos perdernos en la Serranía del Turia. El conjunto del puente, la peña y los túneles, convierten este paseo en una actividad muy bonita y divertida.

Tras pasar dos días y medio recorriendo a pie el GR-37, dejamos para la tarde de nuestro tercer día por la Serranía del Turia, la visita a este mágico lugar.

Chelva.

Chelva está considerado el centro geográfico de la comarca de La Serranía y es uno de los pueblos más bonitos de Valencia. Además de sus distintos barrios históricos (judío, árabe, morisco y cristianos), mucha gente se acerca hasta aquí para hacer la Ruta del Agua y/o para visitar Peña Cortada.

Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles

El recorrido por Chelva tiene muchos atractivos. Nosotros sabiendo que dejamos pendiente una futura visita para hacer la Ruta del Agua, decidimos dar un pequeño paseo desde la carretera que cruza el pueblo y donde podemos encontrar varios restaurantes y otros servicios, hasta la imponente Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles. Desde la Plaza Mayor donde se encuentra esta iglesia atravesamos el arco que nos desciende al barrio árabe y nos perdimos entre las estrechas callejuelas a los pies del Palacio Vizcondal.

Chelva

Sin duda, una de las imágenes más impactantes de la visita es precisamente cruzar al «otro lado» del pueblo desde la plaza, bajo el Palacio y el Ayuntamiento, donde nos esperan los diferentes barrios y una ruta monumental para recorrerlos. Es como si de repente hiciéramos un breve viaje en el tiempo y pasaramos a otra época.

El Acueducto de Peña Cortada.

Con 28 km de longitud, Peña Cortada es el tercer acueducto romano en importancia de España. Fue construido entre los siglos I-II y su nombre se debe a un espectacular corte en la roca que forma parte de su recorrido. Las ruinas que han sido localizadas atraviesan los términos municipales de Tuéjar, Chelva, Calles y Domeño.

En 2014 se hicieron obras de recuperación que permite visitarlo y recorrerlo de una forma mucho más completa. La visita es apta para todas las edades y de hecho, el paso sobre el puente (con mucho cuidado) y los túneles, serán una apuesta segura para el disfrute de los más pequeños.

Se puede llegar caminando desde Chelva o también con algo más de esfuerzo desde el cercano municipio de Calles. La forma más sencilla en todo caso, es subir con el coche por una pista de tierra desde Chelva que está bien indicada y aparcar a poco más de 1 km del monumento. Por el camino, podremos parar a visitar el pequeño castillo de La Torrecilla, situado a las afueras de Chelva y desde el que se obtienen unas magníficas vistas de los alrededores.

De Paseo.

Tras dar un paseo por Chelva y comer un menú del día bastante completo por 9€ en el Restaurante El Rincón de los Pacos, cogimos el coche para dirigirnos al acueducto de Peña Cortada. Ya habíamos andado bastante por la mañana salvando los 15 km que hay entre las localidades de Aras de Olmos y Titaguas y esta vez decidimos que la visita al acueducto sería en coche junto con un paseo más o menos largo.

Nuestra Senda.

La ruta para llegar en coche hasta el acueducto está bien indicada y sale desde la carretera principal (CV-35). Pasando el polideportivo y la plaza de toros, tomamos una pista de tierra a la derecha que nos lleva primero a los pies de La Torrecilla. Tras unos 15 minutos de conducción lenta y sortear algún que otro bache, veremos los primeros restos del acueducto a nuestra izquierda. Desde este punto ya podemos aparcar el coche en alguno de los abiertos del camino en el que no moleste. Nosotros lo dejamos un poco más adelante y también se puede seguir hasta el final de la pista donde está el “aparcamiento oficial” y un panel informativo sobre el acueducto.

La Torrecilla

Tras caminar un poco por la pista y pasar caminando el último aparcamiento, empezamos a subir por un estrecho camino que lleva directo al puente. Aquí el paisaje del entorno es precioso.

De camino al puente

Unos cientos de metros después, llegamos al precioso puente sobre el Barranco de la Cueva del Gato donde empieza “lo bueno”, el único punto con cierta dificultad de la visita y en el que tendremos que tener mucho cuidado si vamos con niños. Cruzarlo no tiene ningún misterio, el paso tiene unos 2 metros de amplitud, pero no hay nada para agarrarse y por tanto si tenemos vértigo o hace mucho viento, puede ser peligroso.

El Puente

Una vez al otro lado, cruzamos la peña literalmente cortada en la piedra para dar salida al agua del acueducto. Seguidamente pasamos por un conjunto de túneles habilitados con “ventanas” creadas en las paredes de la roca y que nos permite cruzarlos sin necesidad del apoyo de linternas. El juego de la luz natural al entrar en los túneles es fantástico.

Tras el divertido paso por los túneles llegamos a un mirador con más paneles informativos desde el que podemos contemplar el monumento en su conjunto y el resto del paisaje en una bonita vista de 360º. Desde aquí podríamos bajar en dirección al pueblo de Calles o como hicimos nosotros volver a divertirnos un poco cruzando los túneles y el puente para regresar al coche camino de nuevo de Chelva y después en dirección a Chullilla.

Track/Mapa.

Galería.

Chelva
Chelva
Comparte esta senda de viaje
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

Autor entrada: Sergio

Ruta de los Tres Barrancos de Benasque El Chorro de las Batuecas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si es la primera vez que escribes, aprobaremos tu comentario lo antes posible. Sendas de Viaje recoge estos datos exclusivamente para gestionar la aceptación y publicación de tu comentario en esta página legitimado por tu propio consentimiento. La información es almacenada en el hosting de Webempresa. Puedes solicitar más información o modificaciones en nuevassendasdeviaje@gmail.com