Kumano Kodo

Japón / ,,,,,/  11 Ago 2019    Sep 2019
Una experiencia única, unos bosques mágicos, una senda hermanada con el Camino de Santiago y una perspectiva diferente para conocer uno de los lugares más bellos de Japón.

En este artículo encontraréis toda la información necesaria para hacer el Kumano Kodo, así como la descripción de cada una de las etapas.

El Kumano Kodo.

Organizar el Kumano Kodo puede ser una ardua tarea al principio. Para que podáis centraros rápido, os voy a hacer un resumen en forma de «FAQs» de lo que necesitáis saber sobre este camino Patrimonio de la Humanidad.

¿Qué es el Kumano Kodo?

Es una antigua red de senderos de peregrinación que cruzan valles, ríos y montañas, para unir tres importantes santuarios dentro de la península de Kii.

A lo largo del Kumano Kodo sentiréis la espiritualidad caminando tras los pasos de miles de peregrinos que llevan siglos recorriendo estos senderos. El objetivo de la peregrinación es alcanzar los tres templos venerados más importantes, un conjunto que se conoce como Kumano Sanzan: Kumano Hongu Taisha (todos los caminos tiene aquí su epicentro), Kumano Nachi Taisha (en la montaña Nachi) y Kumano Hayatama Taisha (en el municipio de Shingu, desembocadura del río Kumano).

Kumano Hayatama Taisha

Fue en el año 2004, cuando “Los Sitios sagrados y rutas de peregrinación de los Montes Kii” se registraron como Patrimonio Mundial por la UNESCO, cuando volvieron a aumentar los visitantes y se empezó a relanzar el turismo en la zona. En todo caso, aún hoy la infraestructura de alojamientos entre las diferentes etapas sigue siendo limitada, lo que por otro lado, beneficia el hecho de que siga siendo un camino que no está para nada masificado (nosotros llegamos a caminar horas sin encontrar otros peregrinos).

Monumento que conmemora la declaración de la UNESCO al Kumano Kodo

A lo largo del camino encontraremos también los ojis, santuarios menores a los templos y que están dispuestos a lo largo del recorrido para guiar y proteger a los peregrinos. Por ejemplo, Takijiri-oji, el santuario donde empezamos nuestra ruta, es uno de los más importantes.

¿Por qué hacer el Kumano Kodo?

El Kumano Kodo superó mis expectativas en todos los sentidos. Más allá de la caminata en sí, los 4 días por la península de Kii en la prefectura de Wakayama, nos brindaron una experiencia japonesa completa. En el camino de Kumano entre otras cosas os encontraréis:

  • Una parte importante de la historia y los mitos de Japón.
  • Algunos de los templos más bonitos de Japón.
  • El torii (entrada a santuario) Oyunohara, el más grande de Japón.
  • La cascada Nachi, la más alta de Japón.
  • Un Japón rural diferente al de las grandes ciudades.
  • Una de las mejores zonas de baños onsen de todo el país.
  • La comida y los alojamientos típicos (y más tradicionales) japoneses.
Molino a nuestro paso por el pueblo de Takajara

¿Qué ruta puedo hacer?

El templo Kumano Hongu Taisha marca el final de los senderos catalogados del Kumano Kodo.

Mapa Kumano Kodo

Hay una ruta que llega a Hongu por el norte, pero para vuestra primera vez como peregrinos en la península de Kii, os aconsejo tomar la ruta más clásica de oeste a este y que engloba las siguientes secciones:

  • Takijiri-oki <-> Kumano Hongu Taisha. Es el tramo conocido como Nakahechi (Ruta Imperial). Es el sendero más popular. Utilizado desde el siglo X, fueron nuestras dos primeras etapas. Aquí recibimos nuestra credencial de peregrinos duales.
  • Caminos a Yunomine Onsen. Una vez en Hongu, se puede seguir caminando hasta la zona de los baños onsen por un corto camino llamado Dainichi-goe o tomar un autobús. Nosotros al final de la segunda etapa dormimos en este lugar en lugar de Hongu y así pudimos bañarnos en Tsuboyu, una pequeña cabaña sobre el arroyo, cuyas aguas termales son Patrimonio de la Humanidad.
  • Kumano Hongu Taisha <-> Koguchi. Es el tramo conocido como Kogumotori-goe. Oficialmente comienza en Ukegawa, a unos 3-4 kilómetros de Hongu. Fue nuestra tercera etapa.
  • Koguchi <-> Nachisan <-> Daimon-zaka. Hasta Kumano Nachi Taisha, es el tramo conocido como Ogumotori-goe. Después merece la pena bajar el empedrado de escaleras del corto camino Daimon-zaka y que atraviesa árboles centenarios. Fue nuestra cuarta y última etapa. Esta noche nos desplazamos en autobús hasta Shingu y allí visitamos el templo Kumano Hayatama Taisha.
Indicación a nuestro paso por Ogumotori-goe

En la sección Nuestra Senda encontraréis la descripción de cada etapa y la ruta exacta en los mapas con los tracks que grabamos cada día. Para seguir los tracks, yo prefiero descargarme el mapa offline del país donde vayamos a viajar y cargarlo en la aplicación GPS del móvil como explico en este post.

¿Cómo llego hasta aquí?

Como ya he comentado, probablemente el sentido más lógico es empezar en Takijiri-Oji y establecer nuestro punto de partida en Kii-Tanabe. Para llegar a Tanabe se puede hacer en tren desde Kyoto y Osaka. Puedes ver más información sobre los trenes en los tips de la guía de Japón.

Si llegáis directamente para empezar el camino, como hicimos nosotros, el aeropuerto más cercano es el de Kansai Internacional de Osaka. Para llegar desde aquí hasta Kii-Tanabe, la opción más sencilla es tomar un autobús a la salida del aeropuerto a la estación de Wakayama. Desde esta estación podemos coger el primer tren que pare en Kii-Tanabe.

Centro de información turística junto a la estación de Kii Tanabe

Una vez en Tanabe, y tras pasar por la oficina de turismo que está junto a la estación (donde nos darán mapas y la credencial para ir poniendo los sellos), lo normal es dormir en algún alojamiento de esta pequeña ciudad. Al día siguiente, un autobús que sale desde la misma estación, nos dejará en unos 40 minutos en Takijiri-Oji, el comienzo del camino.

¿Cuándo hacerlo?

Quizás la mejor época sea mediados de primavera y otoño. La temperatura suele ser suave y no es la época de más lluvia que se concentra principalmente en verano cuando puede hacer más calor, aunque es cierto que por la orografía de la senda, pocas veces nos dará el sol directamente al estar casi todo el tiempo dentro del bosque.

Nosotros lo hicimos al principio de la primavera. Los días de antes habían sido de lluvia y frío, pero a nosotros nos pilló una ventana de buen tiempo. Tuvimos mucha suerte porque sin haberlo programado nos pilló en la floración del cerezo por la zona y algunos paisajes bonitos pasaron a ser espectaculares.

Cerezos en flor en Oyunohara

¿Dónde obtendré el certificado de peregrino?

Ya sea en la oficina de turismo de la estación de Kii-Tanabe o en la oficina de información en Takijiri-Oji, os darán mapas de la ruta, horarios de autobuses y un librito para ir sellando en los diferentes puntos destacados del camino. Los lugares donde sellar están indicados y son una pequeña casetilla de madera, a menudo situados junto a un área de descanso.

Cuando lleguemos a Hongu Taisha, el centro y final de todas las rutas de Kumano, en la oficina de información nos revisarán este libro de sellos y nos darán nuestro certificado oficial de haber realizado el Camino.

Vir recibiendo su credencial

Aunque lo más completo es realizar el Nakahechi de 4 días entre Takijiri-Oji y Nachisan o al revés, como podéis ver, en solo dos días ya nos darán el certificado, independientemente de que continuemos o no más allá de Hongu. De hecho además de poder obtenerlo con otros de los caminos, existe una opción corta, ideal para personas que por cualquier motivo no tengan la capacidad física para aguantar etapas de montaña de 20 km, y que con solo 7 km más la visita en autobús al resto de templos, nos permitiría también obtener la acreditación.

¿Qué relación tiene Kumano Kodo con el Camino de Santiago? ¿Qué es un peregrino “dual”?

Monolito del Camino de Santiago en Hongu Taisha

Solo dos rutas de peregrinación en el mundo poseen el título de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO: el Camino de Santiago y el Kumano Kodo.
En abril del 2014 hicimos por primera vez el Camino de Santiago durante 9 días. Al ser nuestro primer contacto con esta famosa ruta por etapas, elegimos el más sencillo, el Camino Francés.

A la altura de Sarria, nos vieron un grupo de japoneses que estaban grabando un documental para la televisión pública japonesa (NHK). Les llamamos especialmente la atención porque íbamos acompañados de nuestro perro durante el camino y nos hicieron una entrevista. El resto de los días nos los encontramos varias veces y el último día, nos pudimos despedir en Santiago.

Con la reportera de la NHK en el Monasterio de Santa María Magdalena de Sarria

El encargado de la logística que acompañaba al grupo, hablaba inglés y vivía en España. Nos contó que el motivo del documental era el hermanamiento del «Santiago’s Way» con el Kumano Kodo, una ruta de peregrinación que existía en su país y que llevaban años recuperando. Fue la primera vez que supimos de la existencia de este camino. Siempre había querido visitar Japón, pero desde entonces no había marcha atrás, pues teníamos una cita pendiente.

Con el equipo de la NHK en Santiago

Cuando durante el Kumano Kodo llegamos a Hongu Taisha, pudimos leer en una placa junto a un punto kilométrico de piedra típico del Camino de Santiago que indicaba 10755 km hasta la ciudad del apóstol, como el hermanamiento de caminos se había hecho oficial en mayo del 2014 con motivo del décimo aniversario de la declaración como Patrimonio de la Humanidad del Kumano Kodo, podemos decir que habíamos cerrado nuestro propio círculo.

Icono conmemorativo del peregrino dual

Bien, pues si como nosotros habéis hecho el Camino de Santiago, o tenéis pensado hacerlo, debéis llevaros el libreto de sellos con vosotros. Cuando en Kii-Tanabe os vayan a dar el libreto del Kumano, pedir el de «peregrino dual» que por un lado tiene hueco para sellos del Camino de Santiago y por el otro para sellos del Kumano Kodo. Aunque solo vayáis a rellenar una parte, creo que es mejor tener este formato, que siempre podéis reutilizar en un futuro o guardar como recuerdo. Nosotros lógicamente, la parte de Santiago la teníamos ya rellena en nuestro libro y cuando llegamos a Hongu, en la oficina que se encuentra enfrente del templo y junto a la estación de autobuses, lo mostramos junto al de Kumano recién sellado y nos dieron nuestra acreditación dual, un pin conmemorativo de regalo y nos hicieron una foto para su web.

¿Cómo es el camino?

Casi todo el tiempo es un sendero sin pavimentar por zonas rurales y de montaña. Se pasa por algunos pueblos pero no muchos, por lo que siempre es mejor llevar reservas de agua y comida en la mochila.

Lo más característico del camino que nos acompañará la mayor parte del tiempo es un piso formado bien por raíces o bien por un precioso empedrado bañado de musgo que en ocasiones se presenta en forma de escaleras de peldaños irregulares, así como un constante túnel de árboles altísimos que es realmente impresionante. Entre estos árboles destaca el cedro japonés o sugi.

La paz se respira a lo largo de la senda. Aunque empieza a ser conocido, no creo que más de 30-35 personas lo estuviéramos haciendo a la vez cada día, teniendo en cuenta además, que por ahora las opciones de alojamiento están controladas (aunque algunas agencias empiezan a alojar en otros pueblos fuera del camino encargándose del transporte de los peregrinos) y que se puede hacer en ambos sentidos.

¿Es difícil?

El camino está perfectamente marcado. Cada 500 metros aproximadamente hay balizas que nos van indicando lo que nos falta para los puntos principales. Además hay postes en los principales cruces y avisos acerca de los posibles desvíos por desprendimientos en puntos concretos de la ruta.

Técnicamente no es un trazado complicado. Aunque se puede complicar con mal tiempo o incluso lluvia ligera porque el piso, cubierto de musgo en muchas zonas, se vuelve resbaladizo con la humedad.

Ahora bien, es duro. Más duro de lo que esperaba. Centrado en organizar el resto de parafernalia para hacer el camino, no me fijé demasiado antes de ir en los perfiles de las etapas. Preferí dejarlo un poco para la sorpresa durante el viaje… Y vaya que sí me sorprendió. La Ruta Imperial más la sección hasta Nachi (nuestra ruta) son unos 70-75 km en función de cómo realicemos los enlaces y una media de ganancia de altitud de 1000 metros al día que perdemos prácticamente en la misma proporción dado que toda la ruta es un tobogán de subir y bajar pequeñas montañas.

Yo lo disfruté porque me gusta este tipo de trazado (aunque a mis rodillas no le gusten las bajadas empinadas). Para mí, lo importante no es llegar, es disfrutar del camino, pero si no estáis acostumbrados a andar o no estamos en buena forma, quizás deberéis plantearlo de un modo más relajado, por ejemplo añadiendo algún día de descanso en la zona de los onsen, acortando las etapas o simplemente combinando tramos a pie con tramos en bus.

¿Cómo reservar alojamiento?

Lo más importante: hazlo con la mayor antelación que puedas. Es la única manera de asegurarte hacer la ruta como tengas pensado (para que no tengas que coger alojamientos fuera del camino entre una etapa y otra) y de paso elegir los alojamientos con mejor relación calidad/precio.

Cena en Minshuku Tsugizakura

Lo mejor es reservar en la página oficial Kumano-Travel porque si necesitáis algún servicio extra como transporte de equipaje, os exigirán que las reservas hayan sido hechas ahí. Mis reservas las hice el año pasado y la verdad es que ahora la web se ha modernizado y es más fácil asociar cada zona con los alojamientos. Para hacer una reserva, tienes que hacerte una cuenta, hacer una solicitud y en el caso de ser aceptada si hay disponibilidad, realizar el pago.

Algunos alojamientos ofrecen la opción de pensión completa (Supper, Breakfast, Lunch box), es decir, os darán de cenar al llegar, desayuno al día siguiente y un pack de comida para el camino. Mi consejo es que si tenéis disponible esta opción, lo cojáis, aunque es pueda parecer más caro, os saldrá a cuenta y comeréis mejor que de los mini-supermercados que encontraréis en el camino.

Nuestros alojamientos:

  • Antes de empezar el camino. Noche en Kii-Tanabe. Hotel Hanaya. A solo 5 minutos andando de la estación de tren (desde donde también sale el bus a Takijiri-oji).
  • Etapa 1. Noche en Nonaka. Minshuku Tsugizakura. Pensión completa. El mejor alojamiento y la mejor cena de todo nuestro viaje a Japón.
  • Etapa 2. Noche en Yunomine Onsen. J-Hoppers Kumano Yunomine Ghesthouse. Tiene una cocina común y en el pueblo hay una tiendecita.
  • Etapa 3. Noche en Koguchi. Koguchi Shizen-no-Ie. Pensión completa. No es una alojamiento familiar como el Minshuku Tsugizakura, pero en general estuvo bastante bien.
  • Final del camino (tras desplazarnos en bus). Noche en Shingu. Hotel Sunshine. Un hotel correcto. Hay un sitio barato para cenar justo en frente.
Nuestra habitación en Koguchi Shizen-no-IE

Los tres alojamientos tienen baños típicos de agua caliente gratuitos.

Equipamiento.

Qué llevar. Durante el camino, el equipamiento debe ser el típico de una salida de montaña. Buen calzado, ropa impermeable y dado las subidas y bajadas continuas creo que son imprescindibles los bastones. Aunque está todo bien preparado (a veces pasamos muy cerca de carreteras secundarias y se indican los teléfonos de emergencia por todos lados), nunca está de más ir con algo de equipamiento extra por si tenemos algún percance como fuente de carga extra para el móvil o un frontal.

En el inicio oficial de nuestra 4ª etapa

Transporte de equipaje.

Cuando empecé a organizar nuestro viaje, la duda que tenía más difícil solución era tener en cuenta que si hacíamos el camino con una mochila de unos 30-35 litros, suficiente para 4 días, qué haría con el resto de equipaje que necesitábamos para continuar con nuestro viaje por Japón…

Después de darle muchas vueltas, no encontrar una opción directa de transporte de equipaje entre el principio y el final del camino y descartar volver al inicio a por el equipaje, pues se perdía bastante tiempo, me di cuenta que me estaba poniendo «una camisa de fuerza» empeñado en llevar «la casa a cuestas» al estilo del Camino de Santiago.

Así que volví a la página de Kumano-Travel, comprobé las empresas más baratas para cada trayecto y reservé con un par de semanas de antelación el transporte de equipaje (nuestras mochilas de 50 litros) para la primera y segunda etapas y directamente recogida el tercer día por la mañana y entrega por la tarde el cuarto día en nuestro hotel de Shingu, para que al menos nos ahorramos un día intermedio de pagar el transporte. De este modo, durante la ruta nos valió con llevar una mochila ligera de 20 litros.

Albergue J-Hoppers Kumano Yunomine

Para reservar el transporte de equipaje, normalmente las empresas exigen hacerlo con al menos 10 días de antelación y si lo hacéis a través de Kumano-Travel, haber reservado todos los alojamientos en esta página. Yo tuve que cancelar el albergue de Yunomine Onsen que previamente había reservado con Booking y re-reservarlo con Kumano-Travel para poder cerrar el ciclo de reservas alojamiento+equipaje.

Hay bastante diferencia de precios entre las empresas y no suelen cubrir todas las zonas, otra razón más para intentar reservar con tiempo y así escoger las más económicas. Mis reservas fueron:

  • De Takijiri-oji a Nonaka (Tsugizakura-oji) y de Nonaka a Yunomine Onsen: empresa Kodo-no-mori.
  • De Yunomine Onsen a Shingu: empresa Yamato Transport.

Etapa 1: de Takijiri-oji a Tsugizakura-oji.

Distancia (km): 17,5.
Duración: 6-7h.
Lugar de inicio: Takijiri-Oji (Wakayama), Japón.
Dificultad: Baja. No tiene gran dificultad técnica, pues el camino es amplio en general y solo hay que tener cuidado al pisar por la cantidad de raíces que existen. Pero la ruta puede llegar a ser moderada con malas condiciones de clima.
Desnivel acumulado ascenso(m): 1200.
Desnivel acumulado descenso(m): 900.
Señalización: Señalización Kumano Kodo cada 500-1000 metros.

Nuestra Senda.

¡Por fin llegó el día! ¡Empezamos el Kumano! Aunque somos pocos esperando el autobús a la salida de la estación de Tanabe, nos encontramos a 4 españoles de Murcia. Estamos en todas partes… El bus llega puntual (por supuesto) a las 8.02 y nos deja a las 8.40 en Takijiri-Oji. Dejamos las mochilas grandes en una tiendecita que nos había indicado la empresa de transporte.

Nos saludan dos australianos que a la postre serían compañeros de alojamiento. Empezamos a prepararnos: poner el primer sello en el librito, unos estiramientos, unas fotografías en el santuario y cruzamos el portal de piedra para dar comienzo oficialmente a la peregrinación.

¡Y empezamos fuerte! Una “pared” de más de 200 m de desnivel en poco más de 1km. Un tramo escalonado, con un firme lleno de raíces, envuelto por el tupido bosque y salpicado de diferentes paradas con sus respectivas explicaciones, como la cueva Chichi-Iwa. Como iremos viendo, el 80-90% del Kumano Kodo se realiza por dentro del bosque con los cedros japoneses y otros árboles a modo de “túnel” que dan sombra y pocas veces nos abren miradores a los alrededores.

Solo 400 metros avanzados y ya nos espera el primer altar del camino donde sellar, Nezu-Oji. Lo de los sellitos se lo dejo a Vir que le hace ilusión. Ella lo ve como una forma de ir cerrando tramos y animarse para seguir avanzando.

La primera rampa de la senda, nos deja junto a un mirador en el que sí se abre el bosque y podemos contemplar el entorno mientras tomamos un respiro. En el km 3,5-4, llegamos tras casi 2 hora, a Takahara, el primer pueblecito de la ruta. En un curioso templo anaranjado ponemos un nuevo sello y continuamos por un camino que a veces se vuelve empedrado.

En el km 7,5 encontraremos un área de descanso. Un par de kilómetros antes de llegar a un área de servicio donde es posible comprar algo (nosotros compramos unos plátanos, un poco de pan y algo parecido a embutido el día anterior en Tanabe), entre el km 10 y el 12 aproximadamente, encontraremos probablemente el tramo más bonito de la etapa. Por aquí pasaremos junto al río que cruzaremos varias veces por puentes de madera.

Tras dejar atrás el área de servicio, cruzamos el paso Hashiori en el que veremos la pequeña estatua Gyuba-doji. El monumento, como todos los puntos de interés, está acompañado de un panel informativo en inglés y japonés.

Alrededor de km 14, alcanzamos la imponente entrada de la villa de Chikatsuyu. Sellamos en el altar del mismo nombre, obviamos el museo de la Ruta Imperial que está enfrente y seguimos. No nos alojamos aquí para que la etapa del día siguiente sea más corta y tengamos más tiempo en la zona de Hongu y Yunomine Onsen. Pero antes de salir del pueblo, sí nos desviamos para visitar el curioso cementerio de la familia Nonagase.

Cementerio

Veníamos de hacer varios kilómetros en ligero descenso, pero desde este punto el perfil vuelve a ser ascendente. Esta parte es por asfalto en una zona más urbanizada. Ya cansados y un poco afectados por el calor, llegamos al santuario de Tsugizakura Oji, final oficial de la etapa. Aquí nos encontramos a nuestros amigos australianos tras 17,5 km de caminata. Nuestro alojamiento, Minshuku Tsugizakura, está a solo unos metros.

Y qué decir del Minshuku Tsugizakura… Simplemente perfecto. Un baño de agua caliente nos esperaba al llegar, con nuestros kimonos para cambiarnos y disfrutar la mejor y más auténtica completa cena de comida japonesa. Y después de un día tan intenso a dormir en el futón…

Track.

Etapa 2: de Tsugizakura-oji a Hongu Taisha.

Distancia (km): 22.
Duración: 7h.
Lugar de inicio: Tsugizakura-oji, Nonaka (Wakayama), Japón.
Dificultad: Baja.
Desnivel acumulado ascenso(m): 1096.
Desnivel acumulado descenso(m): 1500.
Señalización: Señalización Kumano Kodo cada 500-1000 metros.

Nuestra Senda.

Nos levantamos con energía tras un merecido descanso. Dejamos nuestro minshuku favorito después de un fantástico desayuno japonés. Los primeros kilómetros son cómodos por una carretera por la que no pasa ningún coche.

Minshuku Tsugizakura

Pronto empieza la verdadera identidad de la etapa que nos llevará por tres importantes subidas y bajadas. Ya por camino y entre el túnel ya conocido de los cedros enormes, la ascensión primera es preciosa, una zona del bosque muy interesante que se sube sin muchos problemas, aunque es peor la bajada escalonada que podría ser un poco peligrosa con lluvia.

Al terminar el descenso volvemos a un tramo de carretera estrecha justo en la señal que nos indica el tramo cortado del Kumano Kodo por un importante desprendimiento en 2011… Pensábamos que los 4 km de alternativa por la senda llamada «detour» (entre km 4,5 y 8,5) serían por una cómoda pista asfaltada, pero nada más lejos de la realidad, tras un pronto giro a la derecha y tras cruzar un enésimo puente sobre la canalización del río, en este tramo nos espera una de las ascensiones más sostenidas de todo el camino, esta vez es cierto que con una senda más abierta que nos permitía ver el valle que íbamos dejando atrás.

Una vez coronamos, continua el bonito camino de bosque en un descenso a veces llevadero y otras veces empinado. Un tramo de pista se agradece para recuperar piernas, pero pronto empieza la tercera y última gran ascensión del día que tras varias revueltas desemboca en una carretera que nos da un respiro de solo 100 metros, pues un nuevo pronunciado descenso nos espera tras una puerta decorada con motivos japoneses.

Finalmente alcanzaremos de nuevo una pista forestal muy cómoda que recorremos unos kilómetros pegados al río. Un inesperado giro a la derecha nos lleva por la enésima ascensión de la jornada, no tan larga como las anteriores, pero a estas alturas pesa igual. Esta subida acaba en un bonito templo (Hosshinmon-Oji) junto al que se encuentran otro sitio para sellar y una señal conmemoración de la declaración de la UNESCO al Kumano Kodo como Patrimonio de la Humanidad.

Pasado este punto encontramos un merendero, lugar perfecto para reponer fuerzas y dar buena cuenta de nuestro «lunch box». Al retomar el camino, subimos un poco el ritmo con la idea de tomar el bus de las 15:10 en Hongu Taisha a Yunomine Onsen y así tener tiempo para descansar por los baños tranquilamente, dejando para el día siguiente la visita por el templo y el sellado de la credencial.

De esta última parte, lo más destacado es un breve desvío a solo 1 km del final que nos lleva a al impresionante mirador sobre Oyunohara con su inmenso Torii al fondo, el más grande de Japón y que marca el lugar donde un día estuvo el templo de Hongu.

Ya en la estación de autobuses de Hongu, el que queríamos coger se marcha delante nuestra por estar despistados… Somos idiotas sí, pero bueno, con recursos… Así que con el tiempo que nos queda hasta el siguiente bus, en lugar de subir andando a Yunomine, que no hay necesidad de una ascensión más, con el día que llevamos, vamos a la oficina de turismo y amablemente nos entregan ¡¡la credencial dual!! También nos da tiempo para ir al Torii de Oyunohara que está precioso con los cerezos en flor a sus pies.

Una vez en el bus (al final el de las 16:45) llegamos a la zona de los Onsen. Nos despedirnos de los compañeros australianos con los que hemos pasado buenos momentos los últimos dos días. Nada más bajarnos del bus en Yunomine, preguntamos en frente donde venden los tickets de los baños públicos ¿hay hueco para el baño Tsuboyu? Y nos dan para un par de horas después… Genial.

Nuestro alojamiento es un albergue con aseo compartido y bastante funcional. Aunque sea más modesto, tiene unos baños termales bastante chulos y damos buena cuenta de ellos. Tra descansar un rato, de nuevo al agua para bañarnos en la cabañita que está en el centro de la minúscula villa de Yunomine. La verdad es que ya a estas horas nos meteríamos en la cama, pero uno no se baña en aguas Patrimonio de la Humanidad todos los días… Además, nos habían dado para las 19.30, pero a las 18.45 no había nadie, preguntamos donde los tickets y nos dijeron que ya podíamos pasar.

Tsuboyu

En una pequeña tienda compramos fideos deshidratados y una cerveza y terminamos el día cenando tranquilamente en el salón común de estilo japonés del albergue.

Track.

Etapa 3: de Hongu Taisha a Koguchi.

Distancia (km): 17.
Duración: 6-7h.
Lugar de inicio: templo Hongu Taisha (Wakayama), Japón.
Dificultad: Baja.
Desnivel acumulado ascenso(m): 837.
Desnivel acumulado descenso(m): 838.
Señalización: Señalización Kumano Kodo cada 500-1000 metros.

Nuestra Senda.

Comenzamos tomando el bus de vuelta a las 8.16 de Yunomine Onsen al templo Hongu Taisha. Visitamos el templo que a estas horas está casi vacío. Me gustan bastante las tres edificaciones en madera originales al fondo del complejo y me sorprende como otros altares cerrados están rodeados de una especie de ofrendas en forma de camiseta o balones de fútbol…

Hongu Taisha

Después de comprar un «pack lunch» a base de arroz y pollo en un mini supermercado, empezamos nuestra etapa en la puerta del mismo templo en dirección al Torii Oyunohara. La cabecera real de la etapa está 3km después, en Ukegawa. Nosotros preferimos caminarlos por la acera en lugar de coger otra vez un bus y así ir calentando motores.

En Ukegawa sellamos y Vir va un momento al baño, lo que me sirve para reseñar que es alucinante, que incluso un baño público en medio de la nada, esté limpio en Japón. Ya dentro de la etapa oficial, rápido comprobamos que ni siquiera hoy será un día para recuperar. Las cuestas se suceden aunque son menos duraderas que los días anteriores.

Pasados unos 8 km de caminata, se nos presenta imponente el Mirador Hyakken-gura y paramos al menos 15 minutos para contemplar las vistas de todas las montañas. El mejor mirador del Kumano Kodo.

La subida más fuerte ha terminado, aunque aún nos quedarán varios toboganes. A falta de unos 6 km para el final, en un punto de sellado en el que hay además una mesa a cubierto (Ishido-jaya), paramos media hora para comer y descansar un poco.

Tras una última ascensión en la que ya nos pesan las piernas, empezamos el pronunciado descenso a Koguchi. Este tramo no le gusta mucho a nuestras articulaciones. A estas alturas, en una zona con una arboleda más baja que nos permite ver el río, también los helechos hacen su aparición a ambos lados del camino.

Llegada a Koguchi

Tras dar un pequeño rodeo por el pueblo llegamos al albergue. Por supuesto aquí, también nos espera un buen baño, pero me hace casi más ilusión que han puesto mi nombre en japonés en la puerta de la habitación, la cual además viene con cerezo en flor incluido junto a la ventana. Una nueva cena japonesa será el broche perfecto para afrontar la dura etapa de mañana…

Track.

Etapa 4: de Koguchi – Nachi Taisa y Daimon Zaka.

Distancia (km): 20.
Duración: 7-8h.
Lugar de inicio: Koguchi (Wakayama), Japón.
Dificultad: Baja. Duro ascenso al comienzo de la etapa.
Desnivel acumulado ascenso(m): 1320.
Desnivel acumulado descenso(m): 1284.
Señalización: Señalización Kumano Kodo cada 500-1000 metros.

Nuestra Senda.

La mejor etapa (y la más dura) nos estaba esperando al final. A las 6:15 en pie y a las 6:30 desayuno japonés en la sala común del albergue. La comida es buena y estamos probando muchas cosas diferentes, pero no tenemos del todo claro que sean suficientemente consistentes para la dura etapa que nos espera. Parece que al picotear mucho estás comiendo hasta llenarte, pero pasadas unas horas te da la sensación de tener un vacío en el estómago… Será la costumbre 🙂

Desayuno japonés que tomamos en Koguchi

Dejamos el albergue y nuestra amplia habitación con futones y cerezo en la ventana a las 7:10. A las 7:20 alcanzamos la cabecera de la etapa que desde las afueras de la pequeña villa de Koguchi nos llevarán hasta Nachisan. Pero antes hay que salvar otros 1200 metros de desnivel en subida, siendo los 800 primeros de seguido. El trek comienza en el punto 29 e iremos descontando números hasta el final.

Al principio de la ascensión pasamos por dos importantes lugares históricos. Waroda-ishi (ishi significa roca) y Kusu-no-Kubo. El segundo es una curiosa zona en la existían alojamientos para los antiguos peregrinos y en los que al parecer los dueños engañaban a los peregrinos prometiendoles comida y cobijo… Los primeros pasos son «a tirones» por el bosque. Empinadas escalinatas de piedra se suceden con tramos más llanos. Pasados un par de kilómetros pensamos que no se nos está haciendo tan dura la etapa y que a cambio estamos atravesando uno de los pasos más bonitos de todo el camino. Yo diría que el más bello por el que hemos pasado.

Pero… Sin dejar de lado lo bonito que sigue siendo el camino, a la altura del punto 23 el porcentaje del desnivel empieza a subir y se mantiene durante decenas de metros, la cuesta es impresionante y es sin duda la más dura de toda la ruta. Una pared de algo más de un kilómetro que nos deja una visión inolvidable de las largas rectas que vamos dejando atrás.

Poco antes de llegar a la baliza 22, un cartel nos indica que hemos llegado al paso Echizen-toge, punto más alto del camino (870 msnm). Enésimo descenso que termina rápido porque tenemos un desvío por culpa de un desprendimiento que parece reciente. Este tramo extra de unos 3 km de rodeo hará que salvemos solo 400 metros del camino oficial pero es una pista forestal cómoda. Una vez terminado llegamos a un punto de sellado (Jizo-jaya) donde aprovechamos para tomar un respiro y comer unas nueces.

Desde aquí, las balizas cambian en formato de postes de madera a postes de piedra más bajo. Volvemos a ascender por uno de los pocos tramos asfaltados por los que pasamos y por los que no hemos visto ni un solo coche. Pronto a la derecha dejamos el asfalto y volvemos a tomar un camino estrecho en el que aparecen helechos a los pies de los árboles que le dan un aspecto selvático al camino. Una última subida en la que ya las piernas empiezan a flaquear nos deja en un merendero-mirador justo antes del descenso final a Nachisan.

Tras comer nuestro lunch box compuesto por tres «bocadillos japoneses», es decir, arroz relleno, empezamos a bajar los últimos 4 kilómetros del Kumano Kodo. La bajada se hace mejor de lo esperado y a falta de un kilómetro de llegar al complejo de templos, pasamos por un parque lleno de cerezos en total ebullición. En el fondo nos resistimos a terminar el camino…

Alargamos la etapa al pasear junto a los templos del conjunto Kumano Nachi Taisha, aunque la mayoría están en obras y tras auto-recompensarnos con un helado de té verde, nos dirigimos hacia la gran cascada. Antes de llegar al salto de agua más alto de Japón, se puede observar la imagen más icónica con la pagoda en primer plano y el salto de agua al final.

Tras visitar los pies de la cascada, y a pesar de que el cansancio empieza a poder con nosotros, decidimos despedirnos definitivamente del Kumano Kodo, bajando por el Daimon Zaka, una preciosa escalinata con cipreses centenarios enormes a ambos lados del camino. Igual de altos que los árboles que nos han acompañado estos días, pero mucho más gruesos. Unos metros más abajo de donde termina (o empieza) el Daimon Zaka, está la parada de autobús. Termina aquí una de nuestras mejores experiencias viajeras.

Daimon Zaka

Bajamos al pueblo de Nachi. Desde la estación de Nachi tomamos un nuevo autobús a Shingu y tocamos el timbre para bajarnos en una parada cuando vemos que estamos cerca del templo Kumano Hayatama Taisha. Tras visitar el templo, damos un último paseo hasta el hotel siguiendo un itinerario que pasa junto las ruinas del castillo (Tankaku), un parque con una puerta china a la entrada (Jofuku) y la estación de tren, donde dos chicos se afanan por ofrecernos el mejor servicio del mundo para comprar los billetes con los que mañana iremos a Kyoto.

Para cenar, el recepcionista del hotel nos aconseja comer en un restaurante de enfrente. El dueño del establecimiento no entiende inglés, aunque le alegramos el día cuando le decimos que venimos de hacer el Kumano. Con una sonrisa de oreja a oreja decide ponernos para comer lo que él considera (muy bueno) y nosotros cansados pero muy contentos despedimos el día “resaboreando” la experiencia de los días pasados.

Track.

Galería.

Comparte esta senda de viaje
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

Autor entrada: Sergio

El Hayedo de Orzonaga Vía Verde del Eo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sendas de Viaje recoge estos datos exclusivamente para gestionar la aceptación y publicación de tu comentario en esta página legitimado por tu propio consentimiento. La información es almacenada en el hosting de Webempresa. Puedes solicitar más información o modificaciones en nuevassendasdeviaje@gmail.com